Talento-EPHOS
Las redes sociales: un must también en salud

11/07/2022

Las redes sociales: un must también en salud

Alba de la Mata
Alba de la Mata
Responsable de contenidos en Watermelon Health Marketing agencia perteneciente a AEAPS

Según el estudio anual que realiza IAB sobre el uso de las redes sociales en nuestro país, aproximadamente 28 millones de usuarios destinan más de 1 hora diaria a consumir contenido en las diferentes plataformas, de los cuales 1 de cada 2 afirman seguir a marcas en las distintas redes.

Allá donde esté nuestro público objetivo, la marca debe estar presente. Este es el primer punto a tener en cuenta, pero no el único. Otros como nuestros objetivos, el tono y lenguaje definidos en la estrategia o el tipo de patología, servicio o producto también condicionarán nuestra elección.

Lo que sí está claro es que, de entre todas las redes sociales que más se utilizan (Instagram, Facebook, YouTube y Twitter), es la primera la que sigue siendo la reina. Gana en todas las estadísticas y destaca por su capacidad de generar conocimiento de marca, uno de los objetivos principales más extendidos entre las marcas del sector salud.

A priori, el mensaje principal de una marca es hablar sobre su servicio o producto. Sin embargo, en los proyectos healthcare no se cumple exactamente este patrón. Al tener que comunicar sobre temas poco conocidos y/o complejos, el principal objetivo suele ser generar awareness sobre el entorno del producto, es decir, sobre las patologías relacionadas, el problema que solucionan o la parte del cuerpo al que afectan.

Uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos como profesionales del marketing de salud es que las redes sociales ‘piden’ información muy visual y efímera, mientras que nosotros lo que necesitamos es generar conocimiento sobre temas poco conocidos, crear interés y convertir el perfil del cliente o del proyecto en la fuente fiable en la que informarse. Encontrar el equilibrio adecuado es la clave del éxito.

En ese sentido, la capacidad de síntesis es importante, por lo que mi principal consejo es que acudas a la estructura problema-solución. De esta forma, captarás rápido la atención de tu público objetivo y se sentirá satisfecho de haber encontrado el remedio a sus problemas.

Pero ojo, hay que tener mucho cuidado con los términos que utilizamos sobre todo cuando nos estemos dirigiendo a población general, ya que, además de la precisión y rigurosidad que obviamente son necesarios a la hora de comunicar temas de salud, es de vital importancia asegurarse de cumplir los requisitos regulatorios. Para ello, lo más recomendable es apoyarse en expertos en este tipo de normativas, quienes nos confirmarán si lo que decimos es compliance o nos orientarán para corregirlo.

Seguir las tendencias y nuevos formatos también es clave

Si Instagram es la reina de las redes sociales, el vídeo es el rey de los formatos. La tendencia es caminar hacia un contenido puramente audiovisual, con nuevos formatos que gustan a usuarios y algoritmos por igual: reels, tiktoks, directos, vídeos tradicionales… cada vez encontramos más catálogo donde elegir, siempre marcado por

las tres características que he mencionado anteriormente. En resumen, haz vídeos cortos, con una calidad visual alta y con mensajes muy claros y concretos.

Esta escalada del vídeo ha popularizado otras redes que, aunque no comparten podio con Instagram, son cada vez más importantes. No olvides estar actualizado de la aparición de nuevas plataformas, como TikTok o Twitch, sobre todo estudiando cómo varía el perfil de usuario que lo consume. Puede ser una buena oportunidad de diferenciación si consigues entrar antes que la competencia, siempre y cuando tu público objetivo esté en ella

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?