Talento-EPHOS
¿Cómo no va a recurrir la sociedad a Google para informarse si tú (que conoces el sector) también lo haces?

13/12/2022

¿Cómo no va a recurrir la sociedad a Google para informarse si tú (que conoces el sector) también lo haces?

Ana Aguilar
Ana Aguilar
Medical Advisor en MK MEDIA agencia perteneciente a AEAPS

Es importante poner a disposición de la sociedad fuentes de información de calidad en el sector salud

Cuando tenemos un problema de salud, ¿sabemos dónde buscar para informarnos correctamente de qué es lo que nos ocurre? ¿O seguimos anclados en aquella época en la que la vecina del quinto o el “me han dicho que” son nuestros más fieles médicos y prescriptores?

¿Eres profesional de salud y aun así has recurrido en alguna ocasión a Google para saber qué te pasa? Soy farmacéutica, y confieso que lo primero que hago cuando me encuentro mal o tengo algún síntoma es buscar en Internet qué puede estar ocurriéndome (a sabiendas de que en mi mente ya se han encendido varias lucecitas de posibles patologías; deformación profesional, lo sé).

Nuestra costumbre, la cual se ha convertido en un lastre, es pensar que cualquiera puede saber más que un profesional entendido con años de experiencia en el sector de la salud. Esto lleva a que lo primero que hace una persona cuando tiene un síntoma es googlear qué puede ser (aún sabiendo que en un gran número de ocasiones va a darle un diagnóstico muy alejado de la realidad). Juntemos esto con el hecho de que actualmente vivimos en una era en la que pasamos de media cinco horas al día, casi un tercio del tiempo que estamos despiertos, utilizando el móvil (impactante el tiempo “perdido”, ¿verdad?), y nutriéndonos de información de cualquier aplicación, sin tener en cuenta la veracidad de la fuente.

Pero si muchos de nosotros, como profesionales en el sector healthcare y referentes en salud, lo hacemos y no somos capaces de abstenernos de mirar información en Internet, ¿cómo no va a hacerlo el resto de la sociedad? El problema de que esto suceda está en que las personas no especializadas no tienen la capacidad crítica para poder discernir si la información y/o la fuente de la cual extraen la misma es de una calidad suficiente.

Por otro lado, el acceso a esta gran cantidad de fuentes de información genera una gran sobreinformación, ¿quién no se ha sobreinformado con fuentes desconocidas, y ha aprovechado el momento de la consulta para decirle al médico lo que cree que tiene? Esto carece de sentido. Se trata de que seamos capaces de informarnos utilizando fuentes fiables.

Por tanto, nuestra labor es poner a disposición de la sociedad fuentes de información de calidad en el sector de la salud, saber diferenciar qué es fiable y qué no, de modo que esa persona/posible paciente tenga un criterio y sepa buscar información veraz.

En el día a día la cantidad de información a la que tenemos acceso es infinita, por ello, y sobre todo en temas de salud, nútrete de aquellos divulgadores entendidos. Pero querido colega, es importante que quede claro lo siguiente; una cosa es fiarte de un divulgador científico y tener en cuenta la información que da, y otra cosa entender que no se trata del médico que te ha explorado, atendido y estudiado, y puede que los síntomas que tú tengas sean los mismos para cinco patologías diferentes, y no aquella en la que habías pensado y que Google te muestra como primera opción. Esto es como el horóscopo, puede encajarte todo lo que dice sobre tu persona, pero ¿quién se cree que justamente habla de ti? Infórmate, indaga y busca, pero siempre contrasta esa información con la persona adecuada.

Para el ser humano no hay nada más difícil que conseguir cambiar un hábito. Ese es el verdadero #challenge. ¿Te atreves a conseguirlo?

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?